by DAKOLUB DAKOLUB No hay comentarios

La cadena de distribución es una de las piezas más importantes de un vehículo, muchos conductores no aprecian el valor de su trabajo, hasta que les falla o se les rompe, y es una pieza cuya una avería es muy cara de reparar.

Cuidando la cadena de distribución

La cadena de distribución coordina el movimiento del cigüeñal y del árbol de levas para que las válvulas se abran y se cierren sin que los pistones las golpeen. Es la responsable de que las válvulas se abran cuando han de entrar o salir los gases a los cilindros, cerrándose de nuevo inmediatamente después.

La cadena de distribución se mueve con poleas dentadas, diseñadas para que no tengan que ser sustituidas durante la vida útil del motor, pero no es indestructible. Los tensores están sometidos a mucho desgaste y esfuerzo. Con el tiempo, se van estirando y perdiendo tensión. Esto provoca un ruido que, si no se soluciona a tiempo, puede causar una grave avería.

¿Qué puede provocar una avería en la cadena?

Muchas veces la avería no es fruto de que se haya “estirado o desgastado” la cadena, sino que puede estar provocada por un mal hábito en la conducción. Por ejemplo, conducir con el motor muy revolucionado influye negativamente en esta pieza del coche.

¿Cómo saber que la cadena está fallando y qué daños produce?

Si cuando el motor está en ralentí punto muerto, escuchas un “tintineo”, lo más aconsejable es que lleves el coche a un taller para que lo revisen. Intentar alargar el uso de la cadena de distribución, si está en mal estado, es muy arriesgado. Si se rompe lo más probable es que dañe el motor y entonces la avería será muy costosa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *